CARTA SOBRE EL ESFUERZO DE HACER Y DIFUNDIR CULTURA


La Plata, ciudad donde las diagonales parecen atajos, 31 de dic de 2018

CARTA SOBRE EL ESFUERZO DE HACER Y DIFUNDIR CULTURA:

Sépase primeramente que esta carta, no es ni una protesta opositora al gobierno, así cómo tampoco es, una nota de amor hacia éste.
Sí es, en todo caso, un mensaje para todos aquellos que hacen silencio frente a las dificultades que sufren o viven los demás.
No existen personas apolíticas. Sí existen personas que por ignorar lo político son y serán manipulados por cualquier sistema de gobierno que se tenga. No existe el azar, el “sea lo que dios quiera” en política. Aunque no se participe pasiva o activamente, no existe la posibilidad de quedarse afuera. Y los gobiernos deben tener un plan. Y los habitantes de los Estados, más allá de sus votos, deben controlar los actos de gobierno. No es solo votar la participación democrática que nos toca cada tanto. Existe la defensa de los derechos, el cuidado de las instituciones, el respeto a la religiones, el sostener la soberanía, entre otras cosas. En síntesis, los habitantes de un país tienen derechos y obligaciones. 
Tal vez esta carta sea en todo caso, un pedido de conciencia, un dale toma las riendas vos también, que no está fácil empujar el carro.
Hemos enfrentado el año más difícil para nosotros a nivel de lo cultural. Debido a la coyuntura económica en la que la gente no sabe cuánto va a pagar el mes próximo por servicios o por aportes tributarios, se nos ha hecho cuesta arriba sostener talleres, incluso los gratuitos. Hemos redoblado el esfuerzo por mantener los precios de nuestras propuestas gastronómicas para que las personas se sientan atraídas y no espantadas. Hemos buscado nuevas herramientas para poder vender entradas a los espectáculos y no nos ha ido de modo feliz en el cien por ciento de los casos.
Hubo artistas que hicieron su hermoso trabajo a la gorra, al sobre, al buzón…
Hubo eventos gratis, invitaciones a presentaciones de libros sin costos para el público, con la sola idea o sueño de que esas personas se hicieran de un material de lectura. O al menos tengan contacto con los escritores.
En algunos casos, hasta hemos regalado entradas.
Pero todo este esfuerzo de producción por la cultura deja de tener validez si los destinatarios no pueden pagar el colectivo, el remis o el taxi. Y esto, ya no es culpa nuestra. Aceptando esa desgracia, hemos propuesto que no exista consumición obligatoria en las mesas. Por lo que con muy poco dinero o nada, puede verse o escucharse a alguien sin gasto.
El esfuerzo es grande. No protestamos, pero pedimos un poco de lucha. Lucha contra un sistema que impide el acceso a la Cultura. Así como está demostrado la limitación a la Salud, a la Educación, al Trabajo e incluso a la Propiedad Privada.

Nosotros seguiremos poniendo nuestro granito de arena, sin Cultura no existe Pueblo Libre. Y acompañaremos a las luchas que reivindiquen derechos, cuidaremos cada una de las instituciones, respetaremos la elección espiritual, defenderemos la Soberanía y a nuestros Próceres, entre otras…

Solo pedimos que acompañen, que se levanten del sofá, que apaguen sus televisores, que lean la realidad en sus vecinos, en sus comerciantes, en sus plazas.

Nos desalienta ver que hay quienes no quieren seguir luchando.
Nos alienta saber que los sueños deben cumplirse alguna vez.
Existen tres posibles estadíos en sociedades como la nuestra:
O sos el Faraón, con deseos perversos de elevación eterna. 
O sos el que traslada las piedras en los hombros para construirle el Templo.
O sos quien protesta por la soberbia de uno y el sufrimiento del otro.

Tengan un 2019 de lucha o de sometimiento.

elduendeoscar